print
“Necesitamos establecer registros de la actividad apícola para poder contar con información sobre la cantidad, ubicación y condición de los colmenares, sus productos e insumos, como una manera de contribuir a la efectividad en el control de plagas y enfermedades apícolas”

“Debemos proteger la actividad apícola y este es un buen primer paso”, con esas palabras se refirió el Diputado por La Araucanía Diego Paulsen, a la aprobación en Sala del proyecto que establece normas sobre la actividad apícola para proteger su desarrollo sustentable, en virtud del cual se entenderá por actividad apícola, de acuerdo al tipo de colmena, como aquella dedicada a la producción de miel, a la selección y cría de abejas reinas, núcleos y paquetes de abeja, y a la de polinización de especies cultivadas y mixtas.

Este proyecto, además establece la obligación de los apicultores de declarar la existencia y ubicación de sus apiarios, conforme a las normas sobre trazabilidad apícola y de productos de la colmena. También regula la aplicación de plaguicidas en predios donde se ubiquen colmenas o estén en predios colindantes, con el debido aviso a los apicultores.

Sobre los productos derivados de la actividad, en el proyecto de Paulsen, se señala que para ser considerada miel, esta no podrá contener ingredientes adicionales, incluidos aditivos alimentarios, o extraer alguno de sus constituyentes, excepto cuando sea necesario efectuarlo para garantizar la ausencia de materias extrañas, inorgánicas u orgánicas.

Las infracciones a esta norma, con excepción de aquellas contempladas en el Código Sanitario, tendrán una con multa de 1 a 100 unidades tributarias mensuales. En caso de reincidencia, la multa podrá ser de 101 a 200 unidades tributarias mensuales.

Ahora el texto pasa al Senado para cumplir con su segundo trámite constitucional.

Al respecto el Diputado Paulsen, señaló que; “Necesitamos establecer registros de la actividad apícola para poder contar con información sobre la cantidad, ubicación y condición de los colmenares, sus productos e insumos, como una manera de contribuir a la efectividad en el control de plagas y enfermedades apícolas, trazabilidad, regulación en la aplicación de plaguicidas que afecten a las abejas, ordenamiento en el uso de recursos melíferos, polinización y comercialización de productos apícolas”.

 

“Esta es una importante actividad económica de muchos pequeños agricultores de La Araucanía y de todo Chile, y por tal motivo es que estimo necesaria normarla claramente y protegerla, para así evitar que los “vicios de la modernidad” y la aplicación de químicos u otros productos, acaben con ella”, finalizó el Diputado Diego Paulsen.

 

Compartir