print

Declaraciones durante su estadía en Victoria , impaciente, ante agresiones que sufren las féminas a su derecho a amamantar.

VICTORIA (Manuel Burgos).- “¡Aunque a usted le parezca increíble, en este país tenemos que, por ley, proteger la lactancia materna”, dijo inicialmente en su reciente visita a esta ciudad, la diputada Irle Andrea Parra Sauterel (50), primera mujer en ostentar el cargo en Malleco, desde el 11 de marzo pasado.

Se trata del proyecto que presentaron como sexo femenino – comparte- de la Bancada del Partido por la Democracia (PPD) y Partido Progresista (PRO)…”hemos conocido a través de la prensa, como las mujeres han sido violentadas a su derecho de amamantar a sus hijos, algo que es tan natural, que debiera ser felicitada y apoyada por todos, hoy seguimos viendo casos de personas que en su mente solamente, consideran esto como un acto inmoral”.

FOMENTAR LACTANCIA

Explicó la enfermera de profesión, nacida en Temuco, tres hijos, que se quería fomentar la lactancia, protegerla y que, por eso ,“estamos proponiendo un Proyecto de Ley, que sea apoyado , transversalmente, por todos los sectores políticos, de manera que los Tribunales de Familia, puedan tomar medidas , incluso, multar a aquellas personas que amenacen , perturben o prohíban la lactancia materna, ya sea en lugares públicos o privados”.

PROCESO NATURAL

Precisó que la lactancia es un derecho que tenía que ver con el cariño, con el afecto; que era un proceso natural, que debía protegerse, cuidarse y no violentarse como se había visto en estos últimos días; está esperanzada Parra Sauterel que, tras seguir los procesos propios de estas propuestas ,debiera tener pronta salida…e “incluso , hemos escuchado que la propia ministra de la Mujer está apoyando esta iniciativa y que se esperaba que sea una realidad , lo antes posible”.

PASTORAL

Al respecto, nos parece interesante la nota difundida el domingo pasado en templos del país , basada en la Carta Pastoral, “Chile, Un Hogar para Todos”, que señala : LA VOCACIÓN MATERNA: “Tenemos que ser particularmente serios en la consideración de la Vocación Materna de la Mujer, acompañada por su esposo, y por la sociedad invirtiendo en ella y en su familia. Esta responsabilidad recae sobre todos, pero particularmente en quienes son llamados a ejercer la función pública y elaborar las políticas sobre la familia, formulando con respeto y cariño los grandes principios éticos que nos permitan cuidar al ser humano y su destino”.

Compartir