print

“En nuestro país, 1 de cada 5 personas tiene alteración o ausencia de la glándula tiroides”.

Satisfecho se manifestó el Diputado por La Araucanía, Diego Paulsen, tras la aprobación por unanimidad en la Sala de la Cámara de Diputados, de la resolución 1035, en la que se solicita al Presidente de la República, incluir dentro de las patologías garantizadas por la Ley Ricarte Soto, o en su defecto dentro de las enfermedades cubiertas por el Ges, el cáncer de tiroides y su tratamiento.

La tiroides es una glándula con un peso que no supera los 20 gramos y que tiene la misión de regular el metabolismo controlando el crecimiento de los tejidos, la respiración y el gasto energético, así como el funcionamiento del corazón, músculos, piel y sistema endocrino sexual. Su principal tarea es producir hormonas.

En la resolución aprobada, los parlamentarios señalan que este cáncer ha aumentado en los últimos 30 años y detallan que para poder hacer los controles con yodo radioactivo se debe suspender el medicamento habitual eurotirox, lo que causa numerosos síntomas molestos, que son atenuados con la inyección de thyrogen o su genérico, tirotropina alfa, tratamiento que actualmente, es de un costo que no permite a todos los pacientes acceder a este.

Al respecto el Diputado Paulsen, señaló que; “Debemos incluir esta grave patología dentro de aquellas garantizadas por la Ley Ricarte Soto, o al menos dentro de las enfermedades cubiertas por el Ges, pues en nuestro país, 1 de cada 5 personas tiene alteración o ausencia de la glándula tiroides”. Y agregó que: “A nivel mundial la cifra alcanza a los 200 millones de personas afectadas el cáncer de tiroides y en cuanto a la realidad chilena, estos casos mayoritariamente, se concentran en mujeres”,finalizó el Diputado Diego Paulsen.

Compartir