print

Como una hermosa oportunidad ha definido el conocido Folclorista y funcionario Hospitalario, Ricardo Zúñiga Alvarado, al ser proclamado como dirigente a la FENATS Unitaria (Federación Nacional de trabajadores de la salud). “La verdad de las cosas es que un número importante de colegas me solicitó me presentara a la elección democrática al interior de nuestro hospital como candidato a Dirigente Gremial”.

En lo personal creo que puedo aportar de verdad a prestigiar a esta noble función, como lo es ser dirigente gremial. Hay muchas cosas en las cuales podemos concatenar las voluntades con los otros gremios al interior de nuestro establecimiento hospitalario. Lo primero, es entregar un ambiente laboral de calidad a nuestros asociados y lo otro es prestigiar a nuestro Hospital en un compromiso verdadero con nuestros usuarios, que en un alto porcentaje son personas comunes y corrientes que solo exigen una atención digna y de calidad.

Quiero dejar en claro que no tengo ningún compromiso político con nadie. Si soy elegido trabajaré para todos y todas, sin miradas mezquinas propias de la sociedad que se ha ido construyendo.

Mis propuestas se basan en:

Darle un nuevo aire a la labor dirigencial.

Fortalecer de verdad la labor gremial, dejando de lado cualquier interés personal.

Aunar voluntades y criterios con los otros gremios hospitalarios en función de nuestros asociados y usuarios (pacientes).

Escuchar a las bases y transformarlas en propuestas hacia la dirección del hospital, todo ello en un marco de respeto mutuo.

La recreación y participación son claves en la calidad de vida de los trabajadores. No todo en la vida es trabajo. El stress laboral gana espacio día a día en los servicios públicos, y creo que este tema hay que abordarlo desde ya.

Finalizando esta entrevista, quiero entregar un sentido homenaje a todos los funcionarios del Hospital de Victoria que se han acogido a retiro, muy en especial a mi querida madre, ex funcionaria, con la cual estuvimos en una huelga de hambre hace algunos años, luchando para tener verdaderos beneficios en esta delicada y poco valorada función. A los colegas que en la actualidad se desempeñan en el hospital, no les voy a pedir su apoyo así como así, sino invitarlos a reflexionar de verdad, en que juntos podemos conseguir mucho más, sin distingos de ninguna clase, a ello de corazón me comprometo.

Compartir