print

El Programa de Desarrollo Territorial Indígena PDTI Rio Quino, perteneciente a la Unidad de Desarrollo Económico Local de la Municipalidad de Victoria, a través de sus profesionales realiza un importante trabajo de capacitación y acompañamiento técnico a 35 usuarios hortaliceros de la comunidad de Queypul.

Hombres y mujeres que gracias al constante apoyo del municipio, hoy cuentan con 15 piscinas de acumulación de aguas lluvias. Además de la regularización de los respectivos derechos de aprovechamiento de agua, gestionado a través de Dirección General de Agua DGA, con el fin de poder utilizar los recursos hídricos del río Quino, o desde el estero Chanco para abastecer estas piscinas y mantenerlas con un nivel adecuado, si fuera el caso, como consecuencia del cambio climático que está afectando con mayor intensidad la disponibilidad de agua para regar los cultivos en la zona de la Araucanía.

Esto permite que un número importante de agricultores cuenten con el vital elemento para el riego de sus cultivos, particularmente hortalizas bajo invernadero, las que constituyen en muchos casos el sustento familiar.

Adolfo Medina Jefe Técnico PDTI Rio Quino, señaló “estamos desarrollando proyectos en convenio con Indap, en el sector de Queypul, enfocados en el tema riego, donde hemos obtenido bastante apoyo del gobierno regional y nosotros como Unidad de Fomento Económico Local Udel de la Municipalidad de Victoria, hemos gestionado recursos de riego que están comenzando a llegar a la zona y con eso se están desarrollando alternativas de regadío que antes no existían; dando paso a la construcción de invernaderos grandes de uso comercial, ya no solamente invernaderos pequeños destinados al autoconsumo”.

Asimismo Medina destacó” que este programa culmina firme el próximo año con una producción escalonada planificada para llegar a conquistar mercados en supermercados y verdulerías, que actualmente se abastecen desde Temuco y Angol, por lo que esperamos que gracias al riego, al empuje de la gente y gestión de la municipalidad podamos abarcar este importante mercado”.

En este sentido, gracias al éxito que ha tenido en las comunidades el proyecto de riego, impulsado por el PDTI, organizaciones como Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA Carillanca en la Araucanía), ha desarrollado un módulo demostrativo en Queypul, poniendo a disposición toda la tecnología que ellos desarrollan entre los usuarios de este sector.

Francisca Melillán, agricultora de la comunidad de Queypul, indicó” siempre me he dedicado al campo, con esto he podido sustentar mi economía familiar, con mis cultivos, pude educar a mis tres hijos que hoy son profesionales. Gracias a la gestión que han realizado los funcionarios de la municipalidad de Victoria, cuento con el apoyo técnico del PDTI, especialmente con don Adolfo Medina y la señorita Karina Rodríguez, que han sido fundamental para el desarrollo de mis cultivos (lechugas acelgas, espinacas, tomates y cilantro), ya que siempre me están acompañando y capacitando”.

Asimismo Melillán recalcó “En el futuro quiero seguir con los invernaderos más grandes, para entregar cantidades mayores de hortalizas, sin ningún producto químico orgánicas, ya que cuento con una compostera donde mis lombrices californianas generan el humus suficiente para eliminar cualquier hongo. Además tengo un contenedor de aguas lluvias en mi predio, por lo que en momentos dónde falta el agua, me permite desarrollar un sistema de riego por goteo. He visto aumentar mi producción, he duplicado lo que tenía, sobre todo en hortalizas y eso significa más ingresos. Quisiera que estos proyectos gestionados por el municipio, se repliquen no sólo en mi sector, sino que pudiera ampliarse y llegar a todos, porque si hay innovación la gente se motiva y hace mejor las cosas”.

Cabe señalar, que el Programa de Desarrollo Territorial Indígena PDTI Rio Quino, no sólo capacita y entrega apoyo técnico durante el proceso productivo, sino que además desarrolla y potencia alternativas de negocio para los cultivos que se generan en los predios, en este sentido ya que han gestionado reuniones con los administradores de supermercados y verdulerías, para ofrecer los cultivos, una vez se cosechen. Potenciando un producto lo más orgánico posible apegado a la cultura mapuche, con variedades y apuntando a la alta producción.

Compartir