print

El parlamentario de La Araucanía informó que en las Comisiones Unidas de Hacienda y Educación se acordaron, además de revisar el texto completo para garantizar su coherencia, abordar los compromisos surgidos durante el debate en particular.

Un positivo avance logró el proyecto que establece un Estatuto de los Asistentes de la Educación Pública, luego que las Comisiones Unidas de Hacienda y Educación concluyeran el proceso de revisión del proyecto que beneficiará a unos 150 mil asistentes de la educación pública.

Así lo dio a conocer el senador de La Araucanía y miembro de la Comisión de Educación, Jaime Quintana, quien explicó que dentro de todas las discusiones que se dieron, uno de los compromisos fue que “al final, tras la revisión de las indicaciones, se realizará un estudio para ver la coherencia de los aspectos aprobados”.

Sin embargo, la discusión no ha estado exenta de dificultades, tras la indicación sustitutiva presentada por el Ejecutivo que, a juicio del senador Jaime Quintana, “desconoce el rol fundamental que cumplen los asistentes de la educación”.

En ese sentido, es que Quintana ha manifestado su preocupación por temas pendientes y que tienen directa relación con las indicaciones que introduce el Ejecutivo, como por ejemplo, “velar por la situación de los trabajadores que se desempeñan en establecimientos de administración delegada o VTF, para ver si estas personas tendrán los mismos bonos de cometido laboral”, manifestó el congresista.

“También existen temas que son más de forma y tienen que ver con precisiones con los trabajadores que no son transferidos; cómo van a operar sus sueldos base y cómo aseguramos que nadie tenga un impacto negativo en sus remuneraciones o en sus derechos laborales”, precisó Quintana.

Este proyecto, afirmó el legislador, tiene una tremenda importancia para auxiliares, administrativos, técnicos y profesionales, quienes colaboran en el proceso educativo, muchas veces en términos precarios, “y todas los avances a lo largo de 20 años de luchas, que eran de más de un 90 por ciento de las necesidades de los Asistentes, tanto laborales como de remuneraciones, el Ejecutivo, al presentar más de 100 indicaciones, lo que hace es mutilar lo que se había aprobado en el Congreso”.

Finalmente, tras la Comisión unida, el senador Jaime Quintana reiteró que “esperamos que este proyecto se resuelva bien y como ya lo hemos señalado, nuestro compromiso es, desde luego, trabajar y luchar por esos derechos alcanzados y que con las más de cien indicaciones del Ejecutivo están siendo cercenados. No queremos retroceder ni un centímetro. Quiero defender a los asistentes de la Educación, como lo hice antes, cuando tenía gobierno y hoy con más fuerza”.

Compartir