print

El evento contó con una amplia participación de familiares y amigos, además de las principales autoridades de la Casa de Estudios.

Fueron 116 personas, 116 historias repletas de esfuerzo y sacrificio que se congregaron en el Gimnasio de la Universidad Arturo Prat, para celebrar el hito más importante de su historia educacional: el fin de sus estudios de enseñanza superior, simbolizados en la entrega oficial de los esperados diplomas en la masiva ceremonia de titulación de la Sede Victoria, contando con egresados de las Facultades de Ciencias de la Salud, Ciencias Políticas y Jurídicas; Ingeniería y Arquitectura; Ciencias Empresariales y del Departamento de Formación Técnica (DFT).

En la ocasión, y posterior al ingreso de los titulados vistiendo la característica túnica, estola y birrete, propia de los graduados, los presentes procedieron a entonar el himno nacional, contando con palabras por parte de Christian Lavín, Jefe de la carrera de Kinesiología en representación de la UNAP, quien destacó la importancia de que los futuros profesionales conserven la huella dejada en esta etapa de sus vidas por la Universidad, asegurando que por sobre todo “fueron, son y serán UNAPINOS. Esta es su casa”.

Luego del juramento profesional de rigor, a cargo de Rubén Sotomayor, Jefe de la Unidad de Investigación, Innovación y Postgrado; y tras un número musical cortesía del grupo Auftakt, los ahora profesionales titulados procedieron a recibir sus diplomas ordenados por Facultad, hecho coronado por la entrega del reconocimiento al mérito académico, el que fue recibido por Claudia García, de la carrera de Derecho y Licenciada en Ciencias Jurídicas; María Rodríguez, de Ingeniería Comercial con mención en Control de Gestión; y Jéssica Flores, Técnico de Nivel Superior en Administración de Empresas, Marketing y Gestión Comercial.

Para Claudia García, el premio al mérito académico “es el fiel reflejo del esfuerzo que hice a lo largo de todos los años en la Universidad, pero también quiero hacer mérito a mis compañeros, que siempre se esforzaron y se preocuparon”, opinión compartida por Jéssica Flores, quien destacó el apoyo entregado por la UNAP, en especial considerando que “hice mi práctica profesional acá, fueron muy amables conmigo, me ayudaron un montón y todo lo que aprendí fue gracias a que pude trabajar aquí”.

La ceremonia fue muy bien recibida por todos los presentes, entre familiares, amigos y por los propios titulados, quienes agradecieron la dedicación puesta por la Casa de Estudios para hacer de esta una ocasión memorable, como María Rodríguez, quien aseguró que “no todas las universidades se dan el tiempo ni el trabajo de hacer una ceremonia tan bonita para sus titulados. Estoy contenta de haber participado”, culminando de esta forma una etapa crucial en el camino formador de cientos de personas, ayudando así al desarrollo de la provincia de Malleco y de la región de La Araucanía.

Compartir