print

El parlamentario comentó las últimas cifras de victimización que dio a conocer la Fundación Paz Ciudadana en las que advierten el aumento de los robos con violencia e intimidación, en lugar no habitado y de accesorios de vehículos. “Los altos niveles de impunidad incentiva a que sigan robando”, señaló.

El senador (RN) Alberto Espina aseguró que los robos violentos que han subido a nivel de la Región Metropolitana y también a nivel nacional, no son un invento de la ciudadanía y que tampoco no son una sensación que la provoquen los medios de comunicación.

El parlamentario subrayó que al analizar las cifras de victimización de los últimos 15 años, entregadas por Paz Ciudadana, se advierte que el año 2000 había un 30 por ciento de chilenos que señalaban que eran víctima de un robo y añadió que hoy en día llega al 39 por ciento, lo que –dijo- significa que hay un 30 por ciento de aumento en forma sostenida de los robos violentos.

Para el parlamentario, estos delitos son una realidad. “Tienen una causa muy directa, que es que los altos niveles de impunidad respecto a los robos, incentiva a que se siga robando. Prueba de eso es que los propios datos del Ministerio Público dicen que de cada 100 robos que se investigan, 95 de ellos se archivan sin ningún resultado. Entonces robar en nuestro país, ya sea por la vía del portonazo, en casas particulares, en locales comerciales o en la vía pública, utilizando fuerza o violencia en contra de las personas, se ha transformado en una actividad lucrativa y gratuita, porque en la práctica no hay sanción”, aseguró el senador.

Eso sí, Alberto espina dijo que esa situación se solucionaría con medidas que el Gobierno no ha querido adoptar. Una de ellas es abordando a los 18 mil menores de edad que durante el 2015 participaron en hechos delictuales, respecto de los cuales el Estado no ha hecho nada. “No hay ningún programa de reinserción social para esos 18 mil jóvenes. Lo probable es que sigan, en el futuro, en el círculo delictual”, advirtió Espina.

Según el senador, otro aspecto que ayudaría a revertir las cifras de victimización es aprobando la Agenda Corta contra la delincuencia, que tiene normas que reúnen los estándares de los países que han tenido éxito en disminuir la delincuencia, y que otorgan a las policías y fiscales instrumentos y herramientas para poder mejorar los niveles de prueba, identificar, detener y condenar a penas efectivas de cárcel a los delincuentes que cometen delitos graves.

“Mientras no tomemos esas medidas, que incluye una adecuada coordinación de las policías con los fiscales, todo lo que se diga respecto de buenas intenciones

quedan en la nada. Yo creo que la ciudadanía está aburrida de las buenas intenciones. Lo que quiere son resultados y eso significa mejorar la legislación y mejorar el proceso de reinserción de los menores que entran al mundo del delito y que hoy están abandonados”, advirtió el parlamentario.

Respecto a los Planes Comunales para combatir la delincuencia, Espina señaló que esas iniciativas tienen que ir acompañadas de recursos para las municipalidades, de lo contrario –dijo- es un engaño. “No sacamos nada con decirle a una Municipalidad que realice un Plan Comunal, que convoque y coordine a todas las autoridades, si finalmente cuando hay que tener los recursos, no los hay. Le hemos dicho al Gobierno que no engañe más a la gente anunciando medidas que posteriormente fracasan estrepitosamente”, enfatizó.

Finalmente, el senador aclaró que si sólo se anuncian medidas, pero ninguna se transforma en realidad, “los que estamos haciendo es perpetuando el incremento de la delincuencia, porque a ellos no los compran por tontos. Saben que en Chile hay impunidad. Por eso roban con un desparpajo absoluto”.

Compartir