print

En una semana, el Padre Obispo completará dos visitas a la ciudad, presidiendo importantes actividades de la Iglesia Católica.

VICTORIA (Manuel Burgos).- El tema La Familia abordará el Obispo de la Diócesis San José de Temuco, monseñor Héctor Vargas Bastidas, el martes 06 del presente, a las 19 horas, en el Gimnasio del establecimiento, organizado por la Comunidad Educativa del Colegio Instituto Victoria, según dio a conocer su Rector, R. P. Pedro Juan Díaz Rodríguez.

El sacerdote hizo extensiva esta invitación, a fieles de la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced, al igual que al núcleo familiar del Centro de Ex Alumnos del plantel, recordando al público interesado que sigue a la selección chilena de fútbol, que el partido con Bolivia, está programado a las 20:30 horas.

EN CLUB HÍPICO

Previamente, el titular del gobierno diocesano, el 31 de agosto pasado, en la Población Club Hípico, calle Bandera 240, había procedido a bendecir la imagen de San Expedito, contigua a la de

la Virgen de Lourdes, ubicadas en la refaccionada Capilla de San Ramón Nonato, justo el Día de su Patrono. Estuvo acompañado de la banda de Guerra del Colegio mercedario.

En la celebración de la solemne Eucaristía, Vargas Bastidas fue acompañado por los religiosos oficiantes, titular del Decanato de Victoria, presbítero Luis Barrientos Riquelme; los curas párrocos de Nuestra Señora de La Merced, fray Pedro Juan Díaz Rodríguez , y del Sagrado Corazón de Jesús; presbítero René Riquelme Fuentes; el Administrador Parroquial de San Felipe Neri de Capitán Pastene, presbítero Rodrigo Aguilar Gómez; el vicario de la Parroquia Nuestra Señora de La Merced, Fray Oscar Camilla Guerra, junto a los diáconos, Patricio Benavente Silva, Roberto Poveda Espinoza y José Poveda Espinoza.

El religioso responsable del Gobierno Diocesano, recordó a San Ramón , cuyo nacimiento se produjo tras el fallecimiento de su madre, por eso Nonato, y cuya historia la calificó como muy impresionante….”sin embargo , no sólo sobrevivió sino que hoy lo tenemos en la Iglesia como uno de sus santos, pastor de la Iglesia y que también fue capaz de vivir el martirio, de entregar su vida por la salvación y redención de los cautivos y la defensa y dignidad de sus vidas”.

La bendición de dos madres embarazadas y la entrega de reconocimientos a familias cuyo jefe de hogar colaboró con la construcción del recinto religioso, fueron otra de las partes destacadas del oficio eucarístico.

Compartir