print

Los enfermeros en formación vistieron por primera vez su uniforme profesional y recibieron tocas y piochas (bajada)

Bajo la atenta mirada de sus familiares y amigos 50 estudiantes de segundo año de la carrera de enfermería de la UNAP fueron investidos en una solemne ceremonia realizada en el gimnasio de la Universidad. Con este tradicional rito comienzan realizar las prácticas clínicas.

La jefa de carrera, María Soledad Calderón indicó que esta ceremonia marca un hito dentro de la formación, “ustedes pasan a pertenecer a un colectivo de estudiantes donde van a vivir la experiencia de ser parte de un equipo multidisciplinario y del proceso de cuidado de la salud de las personas y/o comunidades”

Dentro del acto, la profesional destacó la simbología, por una parte el uniforme que representa la identidad con la profesión; la toca que es un símbolo de honor, humildad, distinción y responsabilidad; la piocha institucional que identifica a los estudiantes de la UNAP; la luz representada por las velas que recuerda a la dama de la lámpara, Florence Nightingale y el juramento que se manifiesta en el compromiso que los vinculará con la profesión.

Durante la ceremonia se realizó un reconocimiento a las mejores compañeras de la promoción, las alumnas Alejandra Saldías Sánchez y Valeria Castro Olivares.

La ceremonia estuvo encabezada por Gerald Juica Mujica, Director de Administración y Finanzas en representación de la Directora de Sede, acompañado de docentes de las distintas asignaturas.

Vale señalar que la investidura es uno de los momentos más importantes durante la carrera de enfermería, marcando la apertura del trabajo hacia la comunidad, las personas y sus familias.

Compartir