print

Una inversión cercana a los 2800 millones de pesos permite que la comuna tenga asegurado el uso del vertedero hasta diciembre del 2018.

En el 2012 comenzaron en la Región de la Araucanía los planes de cierre de los vertederos. Victoria fue parte de esta parte de esta decisión y la primera etapa se concretó a fines del 2013, momento en el que se dio curso a la segunda parte, para dejar concluido el 24 de diciembre de 2014 el plan de cierre completo del vertedero municipal de Victoria. El problema era que no había una nueva solución para depositar los residuos domiciliarios de la ciudad, que son cerca de 40 toneladas diarias.

Ante esta incipiente problemática, el alcalde Hugo Monsalves le planteó al equipo técnico ver la posibilidad de alargar la vida útil del vertedero. Fue así como se hizo un estudio a cargo de Secplac y se logró obtener una declaración de impacto ambiental, que fue aprobada mediante una resolución de calificación ambiental para prolongar la vida útil del vertedero y convertirlo en un relleno sanitario. Se hicieron los estudios técnicos, junto con la presentación al Gobierno Regional, gracias a lo que se obtuvieron más de 400 millones de pesos, que sirvieron para construir dos grandes celdas en las que actualmente se depositan los residuos. Actualmente se está ocupando una, que debería durar hasta el 2016, mientras que la segunda asegura un espacio hasta el 2018.

Consultado sobre el tema, el Jefe de Secplac Andrés Etcharren afirma que “en el fondo, lo que tiene hoy Victoria no la tiene ninguna comuna en la región. De no haber tomado a tiempo esta decisión, hubiésemos tenido en diciembre del 2014 un cierre del vertedero, y al no tener un lugar para disponer de los residuos se habría producido una gran complicación. Ir a depositar a Temuco o a Mulchén tendría un costo mucho mayor para el municipio”.

Sin embargo, la autoridad ha mostrado preocupación por el incremento de basura existente en las afueras del recinto. Al respecto Andrés Etcharren asegura que “es lamentable, pero tenemos que adquirir la cultura de lo que significan los residuos. Cómo depositarlos en nuestra casa. De hecho en el vertedero no debería dejar de recibir estos residuos. Hay una nueva empresa (Crecer) que está a cargo de la mantención de este relleno sanitario. Cada mes se hace limpieza y pasa poco tiempo y nuevamente la gente va a botar colchones y otros desechos. Si queremos que la ciudad crezca, las personas deben tener conciencia. La ordenanza municipal será muy estricta, y a quien se sorprenda botando basura en la calle tendrá que pagar una fuerte suma en el Juzgado de Policía Local”.

Compartir